Morir

Terrible verbo, morir.

¿Quién soy yo? ¿Qué sentido tiene todo esto? ¿De dónde vengo?

En mi caso, no ha tenido que venir una pandemia para reflexionar sobre mí mismo y acerca del mundo que me rodea.

Esa reflexión que me golpeó muy fuerte hace unos meses, me llevó a encontrar una terapeuta que me acompañara en el proceso y con la que hablé de todo y a la vez de nada – de vez en cuando es bueno desgarrarse y dejar que los demás te ayuden a coser la piel-

No es menos cierto, que no existe una solución única ni extrapolable a todas las personas, la búsqueda de respuestas universales tiene que ser completamente individual con una puesta en común pero propia de cada persona.

Decidí adentrarme en ello y leer más sobre un tema que me había resultado bastante tabú, como es hablar de la muerte, tutearle y sentarnos a charlar.

He leído mucha filosofía y a filósofos de diferentes épocas.

Todos con las mismias preguntas incesantes pero cada cuál con sus respuestas.

Los contextos históricos eran diferentes, desde la época de antes de Cristo hasta tiempos de COVID-19. Entenderéis que el latido de la época marcaba las corrientes filosóficas y en algunos casos la religión ha tratado de apropiarse todas las respuestas individuales y hacerlas colectivas, en una creencia de algo intangible e infundado como es la creencia en Dios.

Hay un pasaje bíblico cuando Abraham sacrifica a su hijo por Dios que me parece un ejemplo fantástico para visualizar cómo era esa fe en que la vida terrenal no era más allá que el camino para llegar a la verdadera vida, la eterna.

Hay otros contextos históricos donde se quiere matar a Dios, porque como diría Nietzsche es este quien nos iguala, quien nos somete como un rebaño y el que no nos deja sentir nuestras propias creencias individuales y existenciales. Dios es la prueba evidente de que Dios no existe.

Entre matar o resucitar a Dios, hubo algo que leí que llamó mucho mi atención y que desconocía y es el intento del filósofo Kierkegaard de intentar describir una serie de fases o estadíos por donde pasa el ser humano a lo largo de su vida.

Kierkegaard hablaba de que existían tres fases en el ser humano: fase estética, fase ética y la fase moral.

En la primera, las personas nos comportamos como si viviéramos el momento, disfrutando y sufriendo como si fuéramos unos niños, sin tener uso de razón.

En la fase ética, uno eligía cómo quería vivir, qué era lo correcto o si estaba aprovechando su vida lo suficiente. La vida, solo es una y si todos vamos a morir que sea haciendo algo que nos dé placer.

En la última fase, te dejas convencer de algo que no es tangible, bien porque lo necesitas o bien porque no has tenido tiempo de crear un argumento sólido frente a la vida.

Me gustó porque me di cuenta que yo había estado viviendo mucho tiempo en una fase estética, a modo “carpe diem” pero sin ser muy plenamente consciente de qué significa todo esto.

A su vez, sin darme cuenta, entré en una fase ética de replanteamiento, de sentir si he estado construyendo lo que quiero y de ver qué sentido tiene para mí todo lo que hago o dejo de hacer.

La última fase, me cuesta de digerir, puesto que pasé por una etapa de creencia cuando era más joven pero ahora me he vuelto muy incrédulo y creo que para los que son creyentes es muy fácil creer en Dios pero para los que no lo somos es muy difícil el poder hacerlo.

Hemos intentado desafiar a la muerte pero al final siempre nos acaba ganando. Fíjate la hipocresía de la vida que hay bebés que nacen sin vida. ” Nacer sin vida” es algo completamente contradictorio ¿no?. Si aceptamos tal cosa deberemos aceptar directamente el “estar muerto en vida”.

Tras esta reflexión propia y que tardé mucho tiempo en encontrar y asimilar, empecé a darme cuenta que quizá tenía esa respuesta que me había estado haciendo y que a día de hoy me servía pero no sé si en el futuro esa respuesta a la pregunta que me estaba haciendo también me seguirá valiendo.

Empecé a pensar en el significado del verbo vivir.

Vivir es tener los pelos de punta.

Vivir no es pasar de fase 0 a fase 2, vivir es estar aquí y ahora y sentir que cumples propósitos.

La vida es un desafío a las leyes gravitacionales, la vida es poder volar sin tener alas y que mi epidermis tenga que tirar de mi vello cuando este se me eriza y quiere escapar de mi cuerpo.

Vivir es cargar momentos en la mochila, llenar recuerdos y abrir puertas a la vez que otras se cierran.

Vivir es no tener respeto. Como dice Antonio Gala ” no hay que tener respeto a la vida, sospecho que hemos venido aquí para disfrutar de algo”.

Vivir es no pedir permiso y lanzarte al precipio sin pensar, porque para pensar ya tendremos cuarentenas para hacerlo.

Vivir es atraverse a hablar de la muerte, porque hablar de la muerte nos hace estar más vivos.

Vivir es pensar en el más allá y traértelo cerca, porque el más allá está aquí y porque da igual el bando en el que nuestros seres queridos estén ocupando ahora, porque los recuerdos y las vivencias no entienden de universos ni de cipreses.

Vivir no es lo contrario de morir, es entenderlo todo en un conjunto y quizá el medio que utilices para entenderlo es lo que menos me preocupe.

Yo no tengo miedo a la muerte pero tampoco tengo miedo a la vida, creo que ambos miedos son directamente proporcionales e igualmente respetables.

Puedo morir mañana y si la muerte viniera pues le abriría la puerta y le dejaría pasar, probablemente hablaríamos y le diría que no me gusta su profesión pero poco más.

Quizá morir no sea un verbo tan terrible quizá haya tenido que venir un virus para entender que cambiar de fase es simplemente un proceso.

Lo más dificil cuando escribo un texto es llegar al final porque intentas cerrar el texto para que el lector se lleve una idea que le haga reflexionar, hoy he tenido más claro que nunca cómo iba a acabar.

Muriendo.

Cc.

 

 

 

Mañanica de pascua

Tenía la persiana de mi ventana bajada pero aún así la luz del sol era tan intensa que se colaba por cualquier hueco que veía libre.

Eran las 10 de la mañana y yo ya me había despertado, la verdad que llevo noches con algo de insomnio y me despierto. Cuando lo hago, no sé realmente si sigo en el sueño o si estoy en la realidad.

Esta situación a veces no me deja distinguir entre dicha dicotomía.

Tras limpiarme las legañas y levantar la persiana me di cuenta que sí, que había llegado abril y que no había pasado la página en el calendario.

Salí de la habitación y en el comedor estaban mis padres, ambos arreglados como si se fueran de boda.  ¿Dónde vais? Si no podemos salir de casa….

Ellos ya sabían que no podían salir de casa, lo que yo no sabía es que era el día de la mañanica de pascua.

La mañanica de pascua, cualquier chivano que se precie sabe que no es un día cualquiera.  Es día, de tener la epidermis preparada porque cuando se acerca ” el encuentro” no hay chivana ni chivano que sepa controlarla.

Vamos como decimos aquí, nos erisamos y lloramos algunos por dentro y otros por fuera. Lloramos de emoción, de recuerdos, lloramos por los que ya no están y por los que vendrán.

Todo esto va  más allá de cualquier creencia religiosa.  Esto es una tradición que uno lleva impreso en su genoma y es aquello que no sabemos muy bien por qué nos pasa pero pasa.

Pasa que es un día en que somos una unión, en que asaltamos la calle, en el que comemos y en el que también por qué no decirlo nos criticamos. Esa crítica que es sana y que nos da vidilla.

” Estos ahora están juntos…. estas ya se han casado… mira, no sabía que tenía un chiquillo…. ahí va aquellas dos con el mismo vestido….madre mía que marraná de mascletá…”  pero todo este critiqueo queda reducido cuando aparecen las bravas y los calamares. Ahí ya nadie habla todos embutimos y reímos.

Este año fue especial, nos quedamos en nuestros balcones, presentando un comportamiento ejemplar.

Este año yo también me puse la camisa, mis padres se mudaron y mi calle y el resto de calles de Chiva salieron a celebrar la mañanica de pascua desde sus balcones.

Mercedes se puso su mantilla y desafiando al confinamiento bajó a la calle a bailar unos pasodobles. Nunca había visto a Mercedes tan lanzada pero la verdad que nos alegró a todos.

Las Begoñas, madre e hija, se prepararon el vermú, se pusieron los vestidos de gala y se hicieron selfies. Esos selfies que pasarán a la historia.

La tía Pilar y Carmen, también movieron la cadera en el asfalto. Ya me gustaría con esa edad mover así la cadera dentro de unos años (si llego).

Salomé puso los altavoces, sonó el himno de Chiva y sonó la lata de cerveza que se abrió a nuestra salud.

La gente que vive en las fincas, estaban todos fuera, nos mirábamos con un aire de tristeza pero a la vez con la sensación de que pase lo que pase, estamos unidos.

Nos acordamos de muchos que ya no están, por mi cabeza estaba Vicentica con sus  mejores prendas y con el pelo de peluquería. Ella también estaba con nosotros, nunca se fue.

Mi calle, fue un relucir de color, sonido y fiesta.

Este pueblo merece mucho la pena y este país. Lo que ocurre que los pueblos, las ciudades y los países no son nada sin su gente.

Qué curioso que estando cada uno en nuestras casas nos sintiésemos tan cerca.

Qué curioso que aunque siempre me acuerde de los que ya no están, en este periodo de tiempo los sintamos tan cerca.

El encuentro este año fue en cada casa, cada rincón, cada calle, en cada uno de nosotros.

La mañanica de pascua sigue sin defraduar al igual que tampoco lo hace el pueblo de Chiva.

Cc

 

Pero no pasa nada

Lo mejor de cuando me pongo a escribir en mi blog es que la mayoría de veces tengo claro como una idea de lo que quiero escribir, pero a medida que voy rellenando líneas quiero escribir tantas cosas que al final tengo la sensación de que no escribo de casi nada o nada queda claro.

Por ejemplo me gustaría escribir de cuando hay momentos en la vida en que lo pasas mal. Me gustaría escribir sobre ello desde una perspectiva positiva porque siempre he sido una persona muy optimista pero a veces mi realismo supera al optimismo y en ese sentido me gustaría decir que la vida también es eso, pasarlo mal y tener tiempo para estar jodido.

Vivimos en un mundo donde no hay espacio a la tristeza, donde no se puede estar de bajón porque estamos en una sociedad donde la tristeza nos aleja de la misma y donde eres un tío raro sino publicas una foto en instagram de las vacaciones de verano con una sonrisa que aparente ser feliz.

Tengo mensajes todas las mañanas y todas las noches y frases de Mister Wonderful que a veces utilizo para limpiarme el culo porque no tengo ningunas ganas de escucharlas. Es más, a veces quiero y necesito estar triste porque es ese sentimiento que tanto me hace ganar las batallas y que al fin y al cabo todos necesitamos conocerlo porque sino no seríamos nunca felices.

Hay momentos en la vida en los que estás perdido. No porque la vida te vaya mal ni porque no tengas un trabajo, pareja, ni esos amigos que siempre están ahí ni esos seguidores y likes en instagram que van en ascenso. Es cuestión de entender que hay momentos  en que no estás bien y necesitas parar y replantearte cosas, cuestionar todo lo que estás haciendo y saber si estás en el camino correcto.

Es que vivimos unos tiempos que son muy guays. Los de mi generación no hemos sabido ni lo que ha sido una guerra, ni una transición. Nacimos en una democracia, donde la palabra libertad se escribía en mayúsculas y en negrita y donde cualquiera tenía acceso a llegar a ser miembro de la realeza. Es más, hemos visto como una persona sin sangre azul se convertía en reina de España. Las oportunidades, todas, estaban al alcance de nuestra mano y hemos soñado siempre a lo grande porque podíamos hacerlo y porque somos unos incoformistas por naturaleza.

Vivimos en tiempos guays pero tambíen tenemos lo nuestro. En primaria no me enseñaron cómo gestionar el amor si es que este aparecía, lo único que tenía era las referencias de las pelis de Disney y ¡ostras! a veces he pensado que las vi en versión no original.

Tampoco me han enseñado a gestionar las redes sociales y el impacto que estas tienen en el estilo de nuestra vida. No sabía que un mensaje leído en una pantalla de un aparato electrónico y estando tú solo podía doler tanto o provocar tanta felicidad.

Todo va muy de prisa, la asignatura de conocimiento del medio la aprobaba pero nunca me enseñaron a tener conocimiento de mí mismo. Ese conocimiento supongo que se va aprendiendo con los años y en otras culturas le dan mucha importancia pero en nuestra cultura occidental no.

Ojo, habrá personas que tengan un absoluto control de su mundo emocional y se autogestionen la mar de bien. A mí me enseñaron a ser rápido, incluso cuando estudié ética y filosofía, me encantaban pero me tocaba estudiarlo rápido porque la clase se acababa pronto.

Tampoco hablaré de los patrones sociales que se tienen que cumplir porque como no tengas otras opciones más allá de lo que te han contado siempre cuesta mucho tejer esas conductas.

El empanado, está mal visto y los genios son unos locos. Entonces, solo aceptamos por pulpo a aquella moral del rebaño de la que hablaba Nietzsche. Mientras todos nos movamos en la misma dirección, iremos bien, si decidimos ir a contracorriente estaremos tocados.

Tengo 29 años, algunos dicen que la adolescencia hoy en día se prolonga hasta los 29, igual en otras sociedades ya sería abuelo pero en esta mía soy un adolescente.

Sigo aprendiendo mucho de la vida a que se puede ser una persona optimista pero también tener el derecho a pasarlo mal.

Reivindico desde aquí el derecho a que te dejen pasarlo mal, a estar súmamente jodido porque sin ese derecho viviría en una absoluta mentira.

Es más,necesito pasarlo mal, para recomponerme y conocerme . Para volver a poner los pies sobre la tierra y estar con todo el mundo pero sobretodo conmigo mismo.

No quiero preocupar a nadie con este texto podría decir que estoy de puta madre pero sería mentira, llevo una temporada algo jodido pero sabéis lo que os digo: que no pasa nada, como dice Amaia.

La vida es esto y todo lo que no sabemos, aún escribiendo este texto hay una sonrisa que sin querer me ha salido.

Feliz tristeza o tristeza feliz 🙂

Cc

 

Elecciones municipales Chiva 2019

Estamos en plena jornada de reflexión, ya se ha acabado la campaña electoral. Concretamente en mi pueblo, Chiva, una campaña electoral donde creo que la mejor campaña la han hecho las imprentas.

¡Qué barbaridad de medios desplegados !

Chiva es un pueblo donde se presentan pocos partidos políticos; unos siete ( nótese la ironía).

PP, PSOE, IZQUIERDA UNIDA, VINCHI, ADUC, CIUDADANOS, COMPROMISYMAS

Predecir un resultado en este municipio creo que es algo que puede volver loco a cualquier politólogo. Ya no solo por cómo funcione la ley d´hont sino por el tipo de pactos que pueden haber a posteriori.

Suena surrealista pero es difícil predecir con quién si en el caso de sacar concejal pactaría el PSOE. Os explico el por qué:

Hace cuatro años atrás, los concejales electos del PSOE dieron su respaldo a Emilio Morales (alcaldable por compromís). Respaldo que el día de investidura del alcalde no se llevó a cabo, ya que aunque parezca algo más propio de una comedia subieron unas fotografías donde marcaban la casilla de Emilio Morales y las fotografías eran de una mesa que no correspondía a la mesa del ayuntamiento donde estaban sentados los concejales para realizar las votaciones. Alguien del pacto que apoyaba a Emilio, había traicionado.

8 votos tuvo Emilio, 8 el candidato de Ciudadanos. Para que se invista a alguien como alcalde se necesitan 9 votos, ya que el pleno está constituido por 17 concejales.

Tras haber un empate técnico entre ambos candidatos y ninguno conseguir los 9 votos necesarios, gana la lista más votada, en aquel caso, PP había sido la lista más votada y se volvió a reelegir a José Manuel Haro como alcalde.

Poco duró, porque tras fuertes presiones de los vecin@s y tras fuertes presiones internas que vinieran desde Valencia, se volvió a realizar otra votación donde finalmente, el candidato de compromís se proclamaba alcalde.

Para mí, el PSOE de Chiva había muerto en aquel momento salvo que cambiara su dirección completamente y buscaran un nuevo candidato separado del PSOE de hace 4 años.

No ha sido el caso, se vuelve a presentar un candidato que es afín a la anterior portavoz del partido socialista, por lo tanto, me costaría mucho de entender que este nuevo candidato entrara a formar parte de un equipo de gobierno compuesto en su mayoría por partidos de izquierdas y partidos independientes de formación local.

Me gustaría equivocarme en mi predicción porque creo que el votante PSOE no merece que se le engañe y manipule.

El PSOE es un partido con una trayectoria histórica como para que ahora hayan venido unos cuantos a ser portavoces únicamente de sus intereses personales pero no de sus votantes.

El PSOE consiguió el peor resultado de su historia en Chiva, dudo que un candidato que solo ha cambiado de cara, consiga atraer mayor número de votantes. No han hecho ningún tipo de autocrítica ni quisieron entrar en ningún tipo de pacto. Es más, todo lo contrario, un partido que lleva por bandera la defensa de los derechos de los trabajadores, nunca quiso votar en sesión plenaria las retribuciones de los concejales del equipo de gobierno. En estos 4 años han votado el 85% de propuestas junto con el PP-CS y en alguna ocasión ADUC. ¿Curioso?

Siguiendo por la izquierda, hablaré de IU. Un partido que perdió fuelle en el resto de municipios de España pero en Chiva, permaneció con un muy buen resultado.

Consiguieron dos concejales: Manu Clemente y Jacobo Morales salieron elegidos concejales del ayuntamiento de Chiva.

Manu, es el candidato que más marketing político dentro de mi localidad utiliza. Hablando en términos comerciales, es un gran vendedor. Él ha presentado su candidatura con un despliegue de medios que mas bien podría ser propio de un candidato a la presidencia de la Generalitat. Es más, ese acto lo retransmitió À punt, al estilo retransmisión de Canal 9 en los tiempos en las que el Papa nos visitaba.

Sus trabajo en redes sociales es admirable, él ha sabido llevar sus concejalías a través de redes a la casa de cualquier chivano y chivana.

Capta a la población joven con propuestas juveniles, fáciles de entender, feministas y con un muy buen marketing – es cierto que es bastante inteligente porque uno o una podría pensar que hasta ha formado parte del equipo de gobierno y que ha desempeñado el mismo papel que ha desempeñado Emilio, Diana, Cristina, Chimo o Fernando pero no ha sido así –

Hace tiempo que tomó la decisión política de salirse del equipo de gobierno ( yo no llegué a entender muy bien el por qué) se montó su despacho fuera del edificio del consistorio, en la casa de la cultura y se montó la república independiente de su casa, como Ikea.

La verdad que yo creo que Chiva merece un político como Manu, pero si algo le tengo que recriminar es que tuviera más credibilidad política en su responsabilidad como concejal y en la responsabilidad del equipo de gobierno.

Sus concejalías las ha podido desarrollar porque el alcalde no ha querido quitárselas, pero no entiendo como uno decide desarrollar sus concejalías sin estar en la junta del equipo de gobierno. Es algo así como ser ministro y no ir a los consejos de ministros. NO TIENE NINGÚN SENTIDO.

Su partido se llama Izquierda Unida, pero precisamente no es eso lo que ha hecho Manu en sus años de gobierno, no ha unido, ha querido desmarcarse de los partidos de izquierda, posicionarse como líder de la izquierda y captar cualquier voto de la misma.

Marta, la otra concejal de Izquierda Unidal, fue la sustituta de Jacobo Morales, no puedo juzgar su actividad política porque no he tenido ocasión de poder encontrar nada relacionado con ella.

Me gusta que Manu sea concejal y que tenga un buen resultado pero me gustaría que pensara menos en rédito político y más en gestionar con coherencia y trabajando más en el despacho que en Facebook.

ADUC

Partido de diseminados y urbanizaciones, les vi en su presentación de candidatura y hasta uno de sus miembros pedía la independencia de las urbanizaciones. ¡Qué barbaridad! pero bueno, el discurso de “ el pueblo nos roba” cala mucho en algunos vecinos y vecinas de urbanizaciones. Con el discurso del odio y la confrontación algunos intentan sacar un par de votos.

¿Con quién pactaría ADUC? Pues sinceramente si lees los últimos recortes de prensa, ADUC ha denunciado a la actual candidata de Ciudadanos.

Antes ambos eran miembros de la misma formación política y cuesta mucho de entender que en el caso de pactar, pudieran pactar con denuncias de por medio que tienen interpuestas, pero bueno que lo que cuesta de entender en otros lugares, lamentablemente en nuestro municipio nunca sabes por dónde va a salir uno.

Entiendo que los votantes de ADUC quieren sacar mayoría absoluta porque no quieren pactar con nadie o ningún partido que lleve integrantes en sus listas del casco urbano.

PP

Me voy a permitir utilizar una expresión que utiliza precisamente en toda la campaña la candidata a la alcaldía de Valencia del PP “ les coses amb trellat”. Pues “ trellat” es algo así como tener sentido común y gestionar con el mismo.

Parece que esta candidata se leyó el programa electoral de VINCHI de hace cuatro años, ya que el lema era “ sentido común”.

Yo creo que si hay algo que no ha hecho el PP de Chiva es las cosas “ amb trellat ”. El PP perdió en las anteriores elecciones un número considerable de concejales. La figura de Haro y los innumerables casos en los que estaba comprometido con la justicia hartaron a sus votantes.

Aún así fue la lista más votada y consiguió 6 concejales.

La realidad es que el nombre de José Manuel Haro y su cara no aparecen en las actuales listas del PP, pero vamos aparece una persona como número dos bastante afín al mismo, no ha dejado de ir a los actos y es de sobra sabido que el PP se mueve bajo la batuta de Haro.

En la confección de las listas han sufrido una crisis interna que nunca jamás había sufrido en este municipio.

Históricos del PP de Chiva, enfadados con la gestión de Haro y con la nueva lista, decidieron hasta montar una lista en otro municipio, evidenciando de esta manera la fracturación que tiene el PP de Chiva.

Hay una frase que me gusta: “ distintos perros pero con el mismo collar”. Pues si le cambio collar por bigote, llego al acertijo. En el PP ha vuelto a ganar la continuidad de un candidato que llevó a sus peores años al ayuntamiento de Chiva.

No voy a hablar del PP mucho tiempo, creo que a la hora de buscar pactos buscarían sus alianzas con ADUC, Ciudadanos y PSOE.

Este puede ser un pacto posible, donde ciudadanos puede tener la vara de mando de Chiva.  Fácil de explicar que PSOE y PP votaran a la candidata de Ciudadanos con el apoyo de ADUC. Difícil entender que ADUC apoye a una persona a la que ha denunciado no solo públicamente sino en sede judicial. Difícil de entender, pero no imposible.

A modo anécdota, el candidato del PP se presenta a la “ alcadía de Chiva” que no a la alcaldía así lo manifiesta en su cartel. La alcaldía la dejaría en manos de Amparo Lapuente. Esperemos que el hombre tenga claro los conceptos y que la gente que vote el PP tenga claro que vota a Amparo Lapuente.

 

Ciudadanos.

Amparo Lapuente es una buena estratega política, me parece que ha hecho unos grandes movimientos y conseguir ser candidata de un partido en menos de 6 meses tiene mucho mérito.

De todos es sabido que tiene gran amistad con la número 2 de las listas del PSOE actual, en redes sociales también alardeaba de su amistad con la ex portavoz del PSOE Yolanda Martínez y viene de pertenecer a 2 partidos políticos PP y ADUC. Ahora está en C’s.

Ciudadanos es una buena marca, hay gente que votará a Cs sin saber quién es su candidata, ya con eso conseguirá su acta como concejal y la verdad que es una política cañera y estratega.

Su estrategia, queda relegada al PP, PSOE y ADUC. Se sentirá cómoda buscando pactos si consiguen resultado para hacerlo con estos partidos. Ciudadanos Chiva sí que pactaría con el PSOE.

Imagínense a Albert Rivera pactando con su enemigo Pedro Sánchez…no pero no creo que Amparo y Norberto peleen por el 155 más bien se entenderían por los 1800.

 

Compromísymás

Con todos sus aciertos y desaciertos, para mí Cristina, Emilio y Diana merecen todos mis respetos. Creo que han llevado sus concejalías de la mejor manera que han podido.

Respetando el programa electoral con el que se presentaron hace 4 años.

Gestionando y siendo valientes ante las adversidades y consiguiendo devolver a la institución de Chiva junto con los otros 2 concejales del equipo de gobierno el buen nombre que tanto se merece los ciudadanos y ciudadanas de este pueblo.

Han gestionado pensado en los ciudadanos y no en el rédito político que tendrían una u otra propuesta.

Este tipo de personas en las instituciones, sí que me representa.

Se han llevado a sus filas a Cristobal Ríos que antes formaba parte de la lista electoral de Vinchi. Cristobal siempre suma y me alegro que sea donde sea lo siga haciendo.

 

VINCHI

Vinchi es un partido local que nació en las anteriores elecciones municipales.

Es un partido que cuenta con la presencia de personas que empiezan a unirse a un proyecto que recoge ideas, desarrolla propuestas y elabora un programa político escuchando a toda la población de Chiva.

El programa de Vinchi es un programa estrictamente local, compuesto por gente con diferente tipo de ideologías.

Por supuesto que hay ideología en VINCHI, pero en mi opinión creo que es la ideología del sentido menos común en política: EL SENTIDO COMÚN.

Es cierto que en sus inicios podría haberse visto como un partido de enfado. La gente que lo ve como tal no les quito la razón porque viendo lo que pasó pudo haber gente que se había enfadado con la anterior gestión del ayuntamiento de Chiva de manos del PP.

Pudo haber gente que se hubiera enfado pero no me creo que 768 personas estuviesen enfadadas y que un simple enfado les sirviera para votar a un partido local.

Creo que VINCHI es un partido que ha ilusionado a mucha gente que se ha visto reflejada en él. El programa electoral de VINCHI no se ha hecho a puerta cerrada en una habitación se ha hecho contando con la ciudadanía que quería formar parte de esa redacción.

VINCHI tiene que presentar a una persona como número uno porque así es nuestro sistema electoral pero cualquier persona que forma parte de la lista sería alcaldable y entendería Chiva en su conjunto. Da igual que viviera en Cumbres de Calicanto que en la plaza de la constitución.

Si se tratase de un sistema de listas abiertas las elecciones municipales españolas, tengo claro que mucha gente que ocupa puestos de poca salida en la lista actual de VINCHI, saldrían elegidos.

Os puedo asegurar que todos y cada uno de ellos tienen una cosa clara: un sitio donde volver, que no sea la política y las ganas de trabajar por Chiva sea con sueldo o sin él. Esas 2 cosas, para mí tan fundamentales.

VINCHI no es el partido de mi padre, ni el de mi amigo Joaquín, ni el de mi amiga Belinda o Eugenia…

VINCHI es un partido que lo forman 768 personas honestas que depositaron su voto sin pedir nada a cambio y que estoy convencido que es un partido que ha nacido para quedarse y conseguir muchos más votos. VINCHI es un partido ganador y con capacidad de gobernar.

No son opiniones subjetivas, es que los datos y los hechos objetivos me demuestran que sus dos concejales han gobernando para todo el pueblo independientemente del color político que fueran.

Han mantenido dentro de sus concejalías a trabajadores en puestos de relevancia que no eran afines a este partido pero que eran unos grandes profesionales. Creo que no han tomado la política desde lo visceral salvo alguna intervención plenaria que a mi juicio ha estado fuera de tono y de lugar, las cosas malas también creo que hay que decirlas.

No creo que sea un partido de revanchas creo que es un partido que la gente tiene que sentir que le representa, que le gusta su gestión y servirse de él como herramienta para poder solucionar sus problemas.

Hace 4 años deposité lo más sagrado que tengo en la democracia en este partido. No puedo estar más orgullo de la gestión que han llevado a cabo, de cómo han aguantado formando parte del equipo de gobierno junto con compromís y podemos y como han llevado a cabo en esa minoría lo que la gente pidió en aquellas elecciones de hace cuatro años, un cambio en la forma de gobernar de Chiva.

Fernando y Joaquín me representáis.

Mi voto irá para ellos, para los 17 que forman la lista. Gracias por hacerme sentir que mi voto ha sido útil.

Sirva este texto no para pedir el voto a ningún partido, pero sí para que cada uno de nosotros y nosotras hagamos reflexión. Tomemos nuestras propias decisiones y que nadie piense por nosotros.

Me gustaría que este texto sirviera para animar a la gente a ir a votar y para que si algún candidato lo ha leído pues también reflexione sobre ello.

Gane el partido que gane, por favor pensar en la gente de Chiva, sobre todo en los más vulnerables y débiles.

No utilicéis la institución para hacer negocios y que prime la honradez ante todas las cosas.

Animo a ir a votar a todo el mundo, cuanta gente ha peleado porque podamos hacerlo y cuanta gente pelea en la actualidad en sus países para hacerlo.

Feliz jornada de reflexión

Cc

Tengo ganas de VOXtezar

No sé si me gusta la política, como mínimo diré que siempre me ha gustado interesarme por ella y como un día escuché a una política que me fascinaba : ” si los ciudadanos nos desentendemos de la política llegan a la política, políticos que se desentienden de los ciudad@nos”.

Escribo este post, informándome todo lo que he podido y con la intención de no malherir la sensiblidad de nadie pero estoy preocupado con las últimas elecciones de Andalucía.

Como tod@s sabéis la irrupción en el parlamento andaluz de VOX ha saltado todas las alarmas, la extrema derecha y no la “extrema necesidad” han entrado en el sistema político andaluz.  El PSOE ganaba las elecciones pero no es suficiente con el apoyo de Adelante Andalucía para gobernar con una mayoría la comunidad. Por otro lado, Ciudadanos conseguía un aumento de diputados  y con la entrada de VOX, una triple coalición entre VOX- Cs- PP es más que predecible que suceda.

Es cierto que el PSOE andaluz, es un partido corrupto desde su base. Llevan años gobernando con una serie de tramas de corrupción donde un@ se pierde ya con la cantidad  de imputados y procesos judiciales pendientes y lo cierto es que Susana Díaz ha mamado de esa política de Chaves y de Griñán.  Igual de cierto es  que hasta que no haya una sentencia firme, poco se puede hablar de la honorabilidad de esos imputados  pero mientras que el procseo esté abierto, cualquier cargo público debe dimitir. El cargo político debe abandonarse, porque la política entre otras cosas está para que nuestros gobernantes den ejemplo.

A mí lo que menos me preocupa es la entrada de VOX a mí lo que más me preocupa es que ha habido personas que en las anteriores elecciones votaron a podemos y que en estas han votado a VOX. A mí lo que más me preocupa no es que hoy te apetezca un bocadillo de mortadela y queso y que mañana te apetezca salchichón y chorizo pero sí que me preocupa que los principios de la gente sean tan cambiantes y tan volátiles.

Ahora vendrán los que me dirán que no es bueno tener un pensamiento fijo y muchas veces he dicho que es dificil que un partido te cuadre 100 % o que hay momentos en la vida en que tus intereses particulares varían y tus ideas pueden fluctuar pero permitirme el taco ” NO ME JODÁIS”. VOX y Podemos están en  las antípodas.

Por poner algún ejemplo básico, un partido que lleva en su vocabulario inclusivo, la ley de violencia de género con bandera, el debate sobre  la tauromaquía, la lucha por la igualdad de derechos sociales frente a un partido que te impide contraer matrimonio si eres hombre y te enamoras de un hombre o si eres mujer y te enamoras de otra mujer. Un partido que está a favor de la tauromaquia y que se ha atrevido a decir que incluso quiere derogar la ley de violencia de género.

En estas elecciones andaluzas para mí han habido temas de suma importancia donde el ciudadano se ha basado para votar: INMIGRACIÓN, UNIDAD DE ESPAÑA.

Me niego a pensar que el tema de la Unidad de España, unos límites que han sido creados  y que no existen sean más decisivos que la defensa de los derechos de las mujeres, que la lucha por los derechos sociales que tantos años ha costado y de lo que todavía queda mucho por hacer.

Me niego a pensar que el hecho de que se abra un debate sobre la tauromaquía haga que votemos a otros partidos que la defiendan y la quieran subvencionar pero que sin embargo, si estuviéramos en la orilla de cualquier puerto de España y tuviéramos una cuerda para lanzársela a una de las pateras cargadas de gente inmigrante que huye de sus países y ellos sí que por esa “extrema necesidad” se la dejarían guardada en el bolsillo y les dejarían hundirse y acabar muriendo en el mar.

Vamos a eliminar la ley del aborto pero vamos a a dejar que los barcos repletos de niños se hundan en el mar.

Siempre ha habido inmigración y auténticas oleadas, nosotros, los españoles hemos emigrado. España ha sido siempre un país multicultural, multiracial donde hemos convivido.

Hemos sido un país capaz de salir de una dictadura sin a penas armar revuelo, no me digáis que no somos capaces de superar un debate de territorialidad con toda la que se nos has caído encima.

Pero por favor, a toda esa gente que ha votado a VOX, si estáis de acuerdo en pegarle una patada a los inmigrantes, si pensáis que 2 personas del mismo sexo que se aman no pueden casarse o si pensáis que limpiarte los mocos con la bandera de España es motivo para ir a la cárcel, seguir votando a este partido.

A mí no me esperéis, yo me quedo tirando cuerdas a la gente e intentando salvar vidas.  Yo me quedo ayudando a las mujeres maltratadas y a defender sus derechos y por supuesto del lado del amor sea entre dos hombres, dos mujeres, un hombre y una mujer o como quiera cualquier persona amar. Ojalá más amor y menos odio, ojalá más lápices para pintar fronteras o más gomas de borrar cuando hiciera falta pero desde el consenso y no desde la confrontación.

Ojalá triunfe menos VOX y más la VOZ de la gente que siempre se ha levantado, incluso cuando ha sido dificil y que han hecho que este país siga siendo un país que merezca la pena.

Ojalá.

Cc

 

 

En mi contrato pone que soy COMERCIAL

Me llamo Christian, tengo 28 años, soy licenciado en ciencias biológicas  y por causas de mi vida profesional, un día sin esperarlo topé con un puesto de trabajo de comercial.

En mi vida laboral, estuve trabajando en la administración pública y en empresa privada pero en ninguno de los puestos de trabajo que desempeñé en el pasado había tenido nada que ver con el trabajo de comercial.

Cuando en casa dije que me dejaba mi anterior puesto de trabajo – bien remunerado y  relacionado con lo que yo había estudiado – se echaron las manos a la cabeza pero a Christian, que por naturaleza le gusta salir de su “zona de confort” allá que fue.

Trabajo en una empresa del sector dental, Casa Schmidt, al principio no sabía muy bien cuáles iban a ser mis funciones. Entendía, que ser comercial, significaba coger algún producto que vendiera tu empresa, ofrecerlo y si al cliente le parecía bien, el resultado final era la compra.

Yo en mi cabeza, tenía la idea de lo que podía ser un comercial: zapatos limpios, traje nuevo, corbata, coche reluciente y mucha colonia de por medio. Un comercial para mí era una persona que no paraba de hablar, que tenía unas grandes habilidades sociales para adaptarse a cualquier tipo de cliente y sobre todo que ganaba pasta por todos los lados.

A mí, la verdad que la idea de la pasta no es lo que más me interesaba cuando decidí aceptar el puesto, si os soy sincero, no sabía ni lo que iba a cobrar, lo único que sabía es que tenía un contrato y que a mí no me tocaría ser autónomo.

Una vez contratado, pasaron unos días y me diero una hoja de EXCEL donde poco tiempo me bastó para descubrir que mis clientes eran eso, “una hoja de excel”  donde aparecían códigos postales, direcciones y nombres de clínicas dentales o de doctores que coincidían en el lugar donde yo tenía que ir a visitar.

La verdad que os mentiría si más de una vez no pensé en aquel momento en  ¿ qué había hecho?  ¿por qué había dejado atrás el trabajo que tenía anteriormente? Me enfadaba conmigo mismo y con esa puñetera zona de confort que cada X tiempo aparece en mi vida y que parece que me diga, “a ver si te atreves a salir que yo no te voy a dejar hacerlo tan fácil…”y yo erre que erre, siempre buscando la salida.

Ser comercial no es fácil, puede parecerlo pero cuando te plantas delante de una clínica dental, en mi caso, sin que nadie te conozca de nada, salas repletas de pacientes, donde tú entras con tu maletín y tus flyers de ofertas, ofertas que ni yo mismo sabía que eran porque como comprenderéis, no tenía ni idea del sector dental más allá de saber lo que era un dolor de muelas, la verdad que da algo de respeto y parece como que estés en un escenario donde solo hay encendido en toda la sala un foco de luz que te alumbra a ti.

Pues sí, fueron días duros, donde la gente te mira con desconfianza, no te dejan tiempo para hablar y casi por decirlo de alguna manera te invitan a que vuelvas a salir por donde has entrado.

¿Por qué ocurre todo esto? ¿Qué puedo hacer para cambiarlo? me preguntaba muchos días.

Decidí que en mis visitas no iba a hablar de nada que fuera puramente comercial, decidí que entraría a las clínicas con la única intención de pasar un buen rato con las personas que hablaba,  si me daban oportunidad incluso sacarles una sonrisa y que también ellos tuveran un momento de relajarse en su trabajo.

Poco a poco, con mucho trabajo empezó la gente a preguntarme, a darme espacio en sus clínicas, reservarme algún hueco en su horario para que pudiéramos charlar y darme una oportunidad de poder trabajar conmigo y con mi empresa.

La figura del comercial tiene una connotación negativa, sin darnos cuenta nosotros mismos hemos transformado una profesión para mí de las más bonitas, en una profesión que se nos vea como unos intrusos que tratan de engañar a la gente, de vender lo que a ellos les interesa u aquello con lo que ganan mayor comisión aunque la calidad quede en un segundo lugar.

En mi experiencia en el sector he visto ya muchos perfiles y os puedo asegurar que mis compañer@s sean de mi empresa o de mi competencia son la mayoría de ellos gente honesta, leal, que trata de asesorar lo mejor que puede a su cliente y guiarle a lo que creemos que puede ser de más utilidad para su negocio y lo más importante lo que le va a ser más beneficioso para mejorar la salud de sus pacientes.

No somos máquinas, loss comerciales somos personas, que nos duele también un NO por respuesta repetidos reiteradamente o que nos saquen de una clínica. Los comerciales también sentimos nuestros, los negocios de nuestros clientes, a veces no tenemos horario laboral, atendemos a nuestros clientes incluso cuando son vacaciones  si es que tienen algún problema. Los problemas de mis clientes también los hago míos y estoy seguro que mis compañeros también los hacen suyos. Algunos y algunas de mis clientes se han convertido en amigos, porque sí se puede tener amigos.

En mi contrato pone que soy comercial, pero es que tienen que poner algún concepto mediante el cuál recibes una retribución. Pone que soy comercial, pero somos psicólogos, abogados, banqueros, técnicos, transportistas, en mi caso me falta solo el título para ser odontólogo pero os puedo asegurar que voy aprendiendo y somos sobretodo ese paciente, que le gustaría sentarse una clínica y recibir la mejor de las atenciones y trato humano posible. Puede parecer una tontería pero el mejor cuidado de un paciente está en escuchar a todos los profesionales del sector.

A día de hoy, puedo decir que me encanta mi trabajo, esto no es hacer ningún tipo de peloteo a mi empresa, Casa Schmidt. Sé que cuando uno no es rentable en el mundo laboral, es el momento de que el contrato laboral llegue a su fin. Pero es cierto, que afortunadamente trabajo en una empresa en la que se me ha dado una gran formación y una gran confianza.

Este post lo he querido publicar, para engrandecer la profesión del comercial. Ni todos los políticos son iguales ni todos los comerciales son iguales y esto es extrapolable a todos los aspectos de la vida. Lo importante no es ir trajeado ni bien perfumado, lo importante es saber transmitir honestidad y buen hacer. Aunque vayas en zapatillas y vaqueros y se te haya olvidado la colonia, la confianza va algo más allá de todo eso.

Hace tiempo que me quité prejuicios cuando en los principios recibí muchos “NO” que luego se convirtieron en oportunidades. Quiero dar las gracias a todas esas personas que han confiado en mí desde mis clientes hasta mis compañeros y sobre todo gracias a mi familia y a mis amigos por dejarme hacer, siempre.

Me gustaría acabar esta entrada con una frase de Albert Espinosa: ” Nunca se sabe qué encontrará uno tras una puerta. Quizá en eso consiste la vida: en girar pomos”.

Cc

“Usted es el mejor” le decían a Pablo Casado.

Hace poco dejé de leer un libro de esos que tienes durante mucho tiempo en la estantería cogiendo polvo y que no sabes muy bien el por qué nunca te has planteado en cambiarlo de ubicación y tenerlo en la mesita de noche para leerlo.

Así lo hice, ” REACCIONA” un libro que recoge varias críticas económicas, políticas, sociales, de autores como Ignacio Escolar o Jose Luis Sampedro.

Todas ellas interesantísimas pero si hubo alguna que me llamó especialmente la atención fue la que se dedicaba a hablar del poder de la prensa en la sociedad y en la capacidad de influenciar a las masas.

Es este capítulo el que durante estos dias me ha venido a la cabeza. No quiero extenderme mucho, no sé si todavía queda algún amigo de facebook que sigue leyéndome pero sí que quiero comentar con cierto interés lo que he visto estos días, lo que he oído y lo peligroso que resulta tener una idea inequívoca de la realidad.

La actualidad no determina a la prensa, es ahora ” la prensa la que dictamina a la actualidad” y esta prensa ha determinado que uno de los temas de más actualidad sea la inmigración.

Como tema potente que es, los partidos políticos siempre tratan de polarizarse cuando hay un tema que preocupa tanto a la sociedad y te obligan a que tu cabeza directamente piense: ¿migración sì? ¿migración no?

Estos debates son muy peligrosos porque llevan a florecer algo que el ser humano tiene una capacidad extraordinaria para sacarlo a relucir y es el odio.

Podría estar toda la mañana escribiendo sobre este tema y comentando pero quiero ser breve, porque me preocupa y por eso cojo la molestia de intentar, en la manera de mis posiblidades no permitir que la gente seamos capaces de sentir odio porque alguien haya querido imponérnoslo.

De verdad que tenemos que pensar que la situación con la inmigración es una situación que hay que tratarla desde el foco del problema, estoy de acuerdo, pero a día de hoy, ese foco está muy activo y llegan seres humanos que no se les puede pegar una patada y devolverlos a sus países o dejarlos que mueran en el mar.

He escuchado a mucha gente debatir sobre este tema, estar en contra de los inmigrantes y decir que se les tendría que devolver con una patada en la cara. ¡Qué barbaridad!

¿ Quién decide que mi vida tenga más valor por ser europeo que la vida de un africano?

Desde luego que a mí no me va influenciar un político que dice que no hay sitio para todos, que luego va a hacerse una foto con ellos chocándoles la mano pero que luego permite con sus políticas que España sea cada vez un país más desigual, más xenófobo y con un índice de emigración juvenil de los más altos de Europa entre tantas otras cosas.

Somos un gran país, un país de emigrantes y estoy orgulloso de sentir como la inmensa mayoría de españoles y españolas se ponen en algún momento dentro de esas pateras y llegamos a empatizar con estas personas.

Sigo teniendo fe en la humanidad aunque algunos crean que la vida es algo tan fácil como sacarse un master.

Cc

Mientras tratamos de definirnos.

Siempre me ha llamado la atención, las personas que son capaces de hablar de sí mismas con total claridad y seguridad.

No sé si me explico, hay personas que tienen las cosas tan súmamente claras y con un absoluto control de cualquier situación de la vida que incluso llegan a permitirse dar lecciones de moralidad a los demás. Este tipo de gente, siempre tiene algún refrán en la punta de la lengua y cuando menos te lo esperas, zas! ya te lo ha soltado.

Qué decir de aquellos que ante la eterna pregunta de introspección moral y física que a veces se nos plantea en alguna situación de la vida, saben contestar con un monosílabo y sin titubear.  Os estaréis preguntado y qué pregunta es, pues ahí voy:

-¿Puedes decirme alguna palabra que te defina? Joder, la odio.

No por nada,  sino porque basta que busque hoy una puñetera palabra que me defina y que mañana o pasado mañana, esté pensando que esa palabra no me definía para nada. Yo sé que el problema es mío y que igual que me pasa con la respuesta a esa pregunta me ocurre en montón de situaciones de mi vida y con personas que buscan definir un momento, una situación o que les digas la palabra que más que te defina a ti sea la palabra con la que a ellos les gustaría definirte.

Soy un cobarde de las definiciones, un cagado, porque soy de los que piensan que cuando uno se define o cuando algo se define, inmediatamente el milisegundo que acontece después, esa definición carece de sentido.

Desde que somos pequeños se nos enseña a buscar definiciones y dar respuesta a tantísimas cosas que es dificil darse cuenta que la definición no es el camino en sí, lo importante es la búsqueda de la misma. El proceso está mal hecho desde partida, nos enseñan mal.

Creo que los momentos más felices de mi vida, han sido los que he sido capaz de evadirme  y no buscar explicaciones, definiciones, llámalo como quieras… ese momento, que te gustaría que fuese eterno. Aunque como todos sabemos, en la vida no hay nada eterno y es algo que o asumes o estás perdido.

Con todo esto, no quería otra cosa que pedir perdón si alguien se ha visto afectado con este texto, perdón porque a pesar de que no me gusten las definiciones, caigo en contradicciones y me exijo definir ciertos momentos de mi vida.  Perdón a todo aquel que tiene las cosas claras, de verdad que os admiro, pero no os comparto.

Perdón por no poder compartir ahora ciertos momentos, porque hay algunas putas definiciones que no nos dejan.

Este texto no es un texto negativo, ni siquiera el pedir perdón tiene por qué serlo. Este texto no es más que una entrada que quiero que quede siempre fijada en el tiempo, que me recuerde que gracias a haberlo escrito, tal día como hoy, una noche de domingo me haga ver que es el principio de esa definición que a día de hoy parece que le haya puesto un punto y final.

Sigo contradiciéndome, lo sé, solo espero que a vosotros no os pase, o sí.

Suerte.

Cc

19 Mayo

Nunca me ha sentado bien mayo, siempre se me atraganta y es que me pasa como al tiempo, que me levanto un poco sol y termino acostándome rompiendo los cristales de la estación.

En cierta manera, la primavera la sangre altera y yo pensaba que era cosa de la juventud, pero aquí el menda está esperando sus 27 primaveras y por mucho que la gente te venga con el discurso de que eres joven, yo me empiezo a sentir un poco viejoven, sin ir más lejos con 27 años mi madre me tuvo y yo con 27 años lo único que puedo tener es un tortazo en la cara.

Que yo lo intento, no penséis que no, intento que llegue el año en que digiera mayo pero nunca aprendo. De la misma razón que no aprendo a dejar de creer en historias de mentira o en palabras vacías.  No he aprendido a dejar de pedir una mesa para dos, o a subirme a azoteas para mandarte señales de humo por si acaso subías.

Todavía sigo esperando en un banco sentado, ese banco que algún día nos prometimos compartir pero que mayo nos impide hacerlo. Estamos cada vez más mayo todos, esperando a ver como cambia el día y si el día no lo hace, ya cambiaremos nosotros las veces que haga falta.

Al final tacharé mayo del calendario, o seguiré inventándome que el año que viene podré con él, deseo utópico el mío, qué iluso!

Estando a 19 de mayo 2017 me doy cuenta a medida que voy escribiendo este texto, que…sí, que puede ser, ehh… creo que es la primera vez que he vencido esta batalla.

Me he dado cuenta de la esencia que había perdido durante todo este tiempo, los kilos de macarrones quemados, la de azoteas en las que me ha tocado pagar una entrada inútil por buscar un sitio bonito donde encontrarnos, la de entradas de cine con pase doble y palomitas extras que he dejado en las butacas esperando a que vinieras a ver esa película de estreno, que al final siempre me ha tocado verla solo en el sofá de mi casa cuando la echaban por algún canal de televisión.

Sí, he encontrado esa esencia que había perdido, le he ganado la batalla a mayo y creía que no, aquí sentado como estoy en el banco que nos prometimos compartir pero que está lleno y ahora mismo no hay sitio para nadie y tampoco estoy dispuesto a continuar guardándotelo.

Me he traído paraguas porque sabía que iba a llover porque mayo siempre amanece con sol pero acaba avecinando tormenta.  Lo he abierto y la verdad que la lluvia no me moja.

Igual que no me mojan las palabras que he escrito durante tantos años, porque están cargadas de verdad, de esa verdad que es impermeable a las hojas de mis textos. Han sido 27, que se dice pronto, pero han sido de verdad, jugándomela día tras día, hora tras hora o año tras año.

Ese ha sido mi mayor problema, estar esperando a mayo.

Ahora te lo digo bien fuerte, a ti que estás leyendo y no quiero que te lo tomes a mal. No sé si tú quieres seguir esperándote a mayo, pero yo lo tengo claro, este año no te voy a esperar, quizá ya no lo haga nunca,  porque como un día leí hace tiempo:

“Morir es dejar la vida en espera.

Vivir es decidir que la vas a buscar”

Este año mayo no me esperes, ya iré yo a buscarte.

Cc

Traigo palomitas

Mucho más que la oscuridad, que las arañas, que el fondo del mar…mucho más que todo eso, los domingos por las tardes de invierno. Eso es lo que más miedo le daba.

Ese momento puntual en el que te enfrentas a ti mismo y a todas las circunstancias que te envuelven. Esas tardes de domingo que planeas ver una peli con una manta, unas palomitas y que puedas girar la cabeza hacia la otra parte del sofá y no la veas vacía.

Ella sabía que era una persona valiente, de las que cogen todos los trenes, de las que ven en todas las tormentas algún rayo de luz. Ella cogería las autovías y recorrería los km que hicieran falta y se enfrentaría incluso a los demás. Hasta a ella misma por ser feliz.

Muchas personas dicen que la felicidad no existe, que es algo inmaterial o un cuento que siempre nos han contado para mantenernos entretenidos pero ella no, ella había sido capaz de rozarla con la yema de los dedos y sabía que aunque le costara algún día conseguiría atraparla.

Lo cierto es que era domingo por la tarde y allí estaba sola, con la mirada fijada en el techo y la televisión encendida en el canal de la melancolía. Era valiente, pero se cansaba de que los demás la vieran solo como eso, una chica valiente y nada más.

Esa misma tarde, se puso a hacer balance de todo lo que le rodeaba. Supongo que en algún momento de la vida, todos hacemos como ella, balance de nuestras vidas.

Le jodía reconocer que estaba enamorada, pero no porque le costara admitirlo sino porque sabía que en el amor, la gente es mucho más cobarde todavía. No es tiempo de pasar tardes de domingos con alguien al lado comiendo palomitas. La gente no quiere sentarse al lado de nadie, lo único  a lo que estamos dispuestos es a tumbarnos y no precisamente a comer palomitas.

No creía que sus expectativas fueran demasiado altas, tenía claro que la vida no es tal cual la pintan las películas ni mucho menos el amor pero creía en la magia desde niña, por eso siempre ha creído que la magia puede aparecer sobre cualquier cosa, en cualquier momento o en algún lugar.

Ella no tenía miedo a los domingos, a las tardes ni al invierno. Ella estaba cansada de que tocaran a su puerta con bolsas llenas de palomitas para pasar una tarde y que en lugar de palomitas lo único que en realidad llevaban era humo. Le daba asco el humo que se inventa la gente por no ser valiente, quería encontrar a alguien con quien pasar los domingos por la tarde sin que tuviera miedo de dejar el móvil en la mesa por si acaso saltaba un mensaje de algún whatsapp que le podría provocar un sofocón.

Ella quería ser feliz y que con poco se conformaba, que no quería nada fuera de lo común, lo único que quería era encontrar a una persona con la que apagar la luz y estar abrazados en la oscuridad, con la que chafar todas las arañas y bajar al fondo del mar. Nada fuera de lo común, o quizá sí que está fuera, porque el común denominador hoy en día es que las palomitas se queden sin hacer.

Allí se quedó de nuevo el domingo por la tarde, mirando el techo, buscando la felicidad propia siempre tan escondida entre los demás con la convicción de que algún día cambiaría el canal del televisor.

Cc.